Red global 01

*Foto por Guillermo  Lancha para el estudio Bio-Kusharu.
Muestra la inundación severa en Marzo del 2021, que sufrió la comunidad de Nueva Arica, distrito de Balsapuerto, Región Loreto.

Lima.- A medida que la sociedad experimenta un incremento en la frecuencia y severidad de los desastres naturales y alteraciones climáticas, observamos que como humanidad, hacemos poco progreso en reducir las emisiones de carbono, por tanto la necesidad de adaptarnos a este clima cambiante es evidente. Pero ¿Qué acciones estamos tomando en el mundo entero para adaptarnos al cambio climático? Y ¿qué tan exitosos son nuestros esfuerzos? Una red global compuesta de 126 investigadores buscó resolver estas preguntas, produciendo la evaluación sistemática más amplia hasta la fecha de las acciones de adaptación humana al cambio climático, en este grupo de investigadores, tenemos la contribución de tres científicas peruanas e investigadoras de la Facultad de Salud Pública y Administración de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

El estudio fue publicado online el pasado 28 de octubre en la revista Nature Climate Change, y se basa en una revisión de más de 48 000 artículos científicos que documentan acciones de adaptación humana. Una de las principales conclusiones es que, hasta el momento, las acciones de adaptación son mayoritariamente fragmentas, es decir aisladas de otras iniciativas nacionales o internacionales, y de intensidad progresiva o gradual, es decir se basan principalmente en pequeños ajustes a las prácticas ya existentes. Otra conclusión importante es que los principales actores en llevar a cabo las acciones de adaptación hasta ahora son los individuos y hogares, en comparación con los esfuerzos coherentes e integrados por comunidades, instituciones o países.

Carol Zavaleta-Cortijo, co-autora del estudio, médica y doctora en geografía humana refiere: “Sabemos que el cambio climático está ocurriendo, muchos investigadores en Perú y en el mundo, están documentando sus impactos en la salud, y ahora ¿qué hacemos para adaptarnos? Adaptarnos quiere decir anticipar, prepararnos, planificar nuestras respuestas en el corto y largo plazo para reducir nuestra exposición, y vulnerabilidad a los impactos del cambio climático. Este articulo resalta otra dimensión compleja de la investigación sobre cambio climático, ¿cómo evaluar y monitorear nuestro ajuste a la nueva realidad que nos toca vivir?”

Profundizando en los resultados específicos del estudio, los investigadores notaron que el tipo de respuesta más frecuente es el cambio de comportamiento por parte de individuos y hogares, por ejemplo la diversificación de cultivos en respuesta a las sequías (cultivos más resistentes). Los gobiernos locales y la sociedad civil también están involucrándose en acciones para la reducción de riesgo, por ejemplo la construcción de reservorios de agua y plantas de tratamiento de agua para mitigar la escasez de agua para cultivo y para consumo humano.

Mariella Siña, co-autora de este estudio, resaltó “Esta revisión sistemática se diferencia de otros estudios en que analiza las actividades de adaptación que están llevándose a cabo en la realidad y que se han publicado en la literatura científica. Algo que podríamos reflexionar es que sólo el 6% del total de estudios incluidos a nivel global, procedieron de Sud- y Centro América, lo que podría indicar que o por un lado no estamos publicando las acciones de adaptación o no se están concretando estas actividades en nuestros países. Además, la sequía y la variabilidad de la precipitación parecen ser los principales motivadores de adaptación observados en Sudamérica.”

Ingrid-Arotoma, co-autora de este estudio, añadió además “dentro del estudio no se ha analizado la efectividad de las medidas de adaptación tomadas, es decir, si es que realmente son efectivas para reducir los riesgos asociados al cambio climático. De esta manera, una prioridad esencial en cualquier iniciativa de adaptación ya sea de la sociedad civil o del Estado, es precisamente la de evaluar si la medida adoptada funciona o no. Esto nos permitirá aprender colectivamente en esta lucha conjunta que tenemos como humanidad”.

La autora principal del estudio, Lea Berrang Ford, catedrática y presidente para la investigación en Clima y Salud del Centro Internacional Priestley por el Clima, de la Universidad de Leeds, dijo: “Nuestros resultados son una llamada de advertencia: encontramos escasa evidencia de preparación rápida y extendida a una escala que consideramos podría ser adecuada para evitar impactos climáticos severos”

A pesar de la evidencia de que las acciones de adaptación van en aumento, el estudio encontró exigua evidencia de que los esfuerzos actuales de adaptación están realmente reduciendo el riesgo al que están dirigidos. La publicación de este estudio se da justo a tiempo, antes de la 26ava Convención marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP 26, que se está llevando a cabo en Glasgow, Escocia.